Prácticamente todos los enunciados de la misión de una empresa, sus objetivos o sus aspectos diferenciadores quedan reflejados en sus procesos de negocio. Una empresa vincula todos estos procesos para crear su plataforma de comercio electrónico, sistemas de reservas, gestión de recursos humanos, computación en la nube y otras plataformas, tanto para su cliente como para uso interno.

Se podría decir que una empresa es la suma de sus procesos, porque éstos muestran cómo la empresa realiza sus actividades.

De esto se deduce que una empresa necesita diseñar sus procesos cuidadosamente, de forma que reflejen las singularidades de sus requisitos y de sus propuestas de valor.

Las aplicaciones especializadas en implementar esos procesos ayudan a la organización a mantener su ventaja competitiva. Pero normalmente hay dos problemas que impiden a las empresas desarrollar esas aplicaciones estratégicas correctamente: la falta de coordinación entre los expertos de negocio y los de TI y las decisiones poco acertadas sobre cómo crear las aplicaciones.

Fuente: Bonitasoft